El pintor que se tomaba una foto todos los días para registrar los cambios en su fisonomíaJosé Luis Cuevas, falleció este lunes a la de edad de 83 años.

El también dibujante, escritor, grabador, escultor e ilustrador mexicano era considerado uno de los más destacados representantes del neofigurativismo.

El artista apodado Gato Macho, figura de la Generación de la Ruptura, nació la madrugada del 26 de febrero de 1934, en la Ciudad de México, en los altos de la fábrica de lápices y papeles El Lápiz del Águila, administrada por su abuelo paterno, Adalberto Cuevas.

Ese temprano contacto con el papel y el grafito marcarían su destino de manera determinante, comentó la Secretaría de Cultura en un comunicado difundido en 2014, con motivo del octogésimo cumpleaños del pinto.

A los siete años de edad ganó un certamen de dibujo infantil promovido por la Secretaría de Educación Pública, al autorretratarse como “niño obrero”. Un par de años más tarde, al conocer los murales de Roberto Montenegro, en la biblioteca de la escuela Benito Juárez, y de los de Diego Rivera en el Palacio de Cortés, en Cuernavaca, decidió que su futuro sería como artista plástico.

José Luis Cuevas fue esencialmente un artista autodidacto. En 1944 ingresó a estudiar a la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado La Esmeralda, pero una fiebre reumática lo obligó a abandonar sus estudios y a guardar cama durante dos años, tiempo en el que se dedicó a leer y dibujar profusamente.

Así inició una carrera que poco a poco comenzó a tener reconocimiento por su calidad técnica y expresiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *