Es todo un personaje, con maquillaje, un intento de Kiss, de Lady Gaga; de futbolista a coro de la iglesia católica; y de ahí a un músico independiente con una propuesta irreverente.

El Muertho de Tijuana como así lo conocen se viralizó en las redes sociales por su estilo rebelde, rompiendo siempre las reglas de etiqueta, pero va más allá de cubrir un rostro del que no se siente orgulloso.

Llegó buscando un espacio para dar un mensaje a sus seguidores. Llegó con una capa llena de estrellas, un velo cubriendo el rostro manifestando que se puede disfrutar de todo y estar abierto a los gustos y preferencia de las personas para no discriminar.

Nadie sabe que en 1983 Jesús Hernández Ramos (el Muertho) jugó como reserva de los Tigres, equipo de futbol, sin embargo su lentitud como delantero no le permitió triunfar en el balompié mexicano.

CREYENTE

Indicó que durante 10 años entonó alabanzas a Dios en iglesias, sin embargo la discriminación principalmente por su aspecto no le permitieron destacar, así que ya con el peso de los años y su incapacidad para realizar trabajos de hojalatería y pintura de vehículos, decidió salir a la calle, entonar lo algunas letras que tenían que ver con lo que él pensaba; la hipocresía de la gente, la discriminación, y su lamentable vida de fracaso, sumada a un personaje que creo “El Muertho de Tijuana”.

“Yo creo en Dios, pero en un Dios moderno, justo, soy fanático de Jesús y por eso uso un crucifijo, aunque para mí sólo sea un signo”, enfatizó.

Su aspecto no pasa desapercibido, incluso fue hecho precisamente para llamar la atención, Jesús Hernández, camina por la calles de León sin ataduras de representantes, no es reconocido porque no luce maquillado como en los conciertos, sin embargo cuando suena su nombre, más de alguno lo conoce.

En las redes sociales El Muertho es el rey, por atrevido, pero también por morbo, sus letras como “Padre Santo”, “Viejo Decrépito o Malandro”, le está consiguiendo conciertos, por los que cobran 200 dólares. Para 2018 tienen previstas dos actuaciones especiales: una en el Reclusorio Norte de México DF y otra en la facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Hasta cierto punto, está de moda en el underground mexicano. No tanto por músico (su técnica se reduce a un teclado programado) como por su extraño carácter de performer popular ambulante.

ESCENA

En escena El Muertho surge como un espectro siniestro, con un sujetador, un calzoncillo y una larga capa; su maquillaje un tanto parecido al grupo Kiss (…), sus seguidores lo identifican y pueden desinhibirse ya que la criatura montada en el escenario se los permite.

EN LEÓN

Este músico callejero con velo, cara empolvada y maquillado se presentará en el Callejón ubicado en la zona centro este sábado; será la primera ocasión en que El Muertho se presente en esta ciudad, como parte de su gira por todo el país.

El Muertho también se presentará en la máxima casa de estudios la Universidad Autónoma de México (Unam), donde hará fuertes señalamientos a la matanza del 68, donde lo acompañaran miles de universitarios con sus canticos de protestas.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *