Roban identidad por uso de redes

En México, el delito de robo de identidad va en aumento día con día, según datos del Banco de México, nuestro país ocupa el octavo lugar a nivel mundial en este delito; en un 67% de los casos, el robo de identidad se da por la pérdida de documentos, 63% por el robo de carteras y portafolios, y 53% por información tomada directamente de una tarjeta bancaria.

Comúnmente, el delito de robo de identidad se usa de manera ilegal para abrir cuentas de crédito, contratar líneas telefónicas, seguros de vida, realizar compras e incluso, en algunos casos, para el cobro de seguros de salud, vida y pensiones.

Al igual que Joel, cientos de personas han sido victimas del robo de identidad, y quienes han pagado caro el llamarse de igual manera, ante la problemática de adeudos y estar boletinado en el buzón de crédito.

“Para evitar tener una mala reputación crediticia decidí pagar el adeudo, pensé que me habían clonado la tarjeta o algún mal cargo al plástico, luego de unos meses quise adquirir un crédito, pero me lo negaron por esta en el buzón de crédito, por otros adeudos, realmente es un calvario el que tuve que pasar por tres años, y sigo temeroso por lo que pueda pasar, y lamentablemente evito créditos con tarjeta”, manifestó el afectado.

A UN SOLO CLIC

Evitar abrir correos electrónicos de enlaces desconocidos, con errores ortográficos o de entidades financieras en redes públicas, ayuda a no ser víctima de phishing o suplantación de identidad, advierten expertos.

Las redes sociales han sido usadas para el robo de identidad, primeramente para obtener los datos de las personas y luego robar la identidad. En las redes sociales como Facebook, se pide a los usuarios que realicen una función como el descubrir cómo será tu rostro cuando seas viejo o viceversa, como eras de niño.

También te puede interesar:  Muere José José

Otra función es a cuál celebridad te pareces, a través de estas aplicaciones los usuarios acceden a dar parte de sus datos personales incluso su fotografía, solo por saciar su curiosidad.

Siempre piden realizar una acción, raramente son informativos, y en su mayoría presentan una carga de urgencia en busca de orillar a dar clic en un link.

Es por ello que antes de hacerlo se sugiere ponerse en contacto con la institución para verificar la información, pero nunca a los teléfonos que aparezcan en ese correo, sino a los oficiales, que se pueden encontrar en Internet.

Según expertos en temas cibernéticos los mails se pueden detectarse por las faltas ortográficas o los logos se ven mal, aunque cada vez procuran cuidar más estos detalles.

 

 

DEJA UN COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.