Amarres, darle toloache y hasta poner a San Antonio de cabeza son algunas soluciones que en pleno siglo XXI siguen vigentes entre las personas que buscan el amor, o que desean retener a su enamorado.

En el pasillo de los mercados de la ciudad hay zonas dedicados a la santería, donde se cuentan innumerables amuletos para el amor, veladoras, lociones, piedras o cuarzos.

Existen personas que aplican baños de hierbas, e incluso ofrendas a la Santa Muerte.

Los vendedores en estos negocios reconocieron que no saben hacer limpias, sólo recomiendan lo que venden porque funciona, sin embargo la fe y creencia puesta en los rituales es la clave para atraer lo que deseas, manifestó Ana.

Las hierbas, piedras, lociones, amuletos, jabones y figuras que ofertan en el mercado para los amarres, provienen del mercado Sonora ubicado en la colonia Merced de la Ciudad de México, el más tradicional del país.

AMARRE

Los comerciantes recomendaron figuras de cera, aceite y oraciones para recuperar el amor, y para que surta efecto se puede hacer el día de los enamorados.

“No solo vienen solteras, sino también casadas para cuidar el amor en alguna situación adversa o de distanciamiento, problemas”, indicó Ana vendedora.

Previo al 14 de febrero se incrementa el número de personas que va en busca de una solución a su problema de amores.

“Vienen en busca de soluciones para relaciones rotas, intromisión de terceras personas o conflictos que destruyen poco a poco las relaciones de pareja”, manifestó.

Un amarre consiste en una unión de dos figuras de cera, una roja y una blanca, es un tipo conjuro, que, según sus creencias, es capaz de generar en las personas sentimientos de amor hacia la persona que lo realiza.

SAN ANTONIO DE CABEZA

Dicen que para atraer el amor hay que poner a San Antonio de Padua de cabeza, superstición o tabú, lo cierto es que a este santo católico conocido como “El Santo de las Cosas Perdidas” o  “El Santo del Amor”, mucha gente le pide ayuda para salir del “club de los solteros”.

Se dice que San Antonio de Padua es el santo favorito de mujeres y hombres que tienen la esperanza de conocer el amor verdadero, de encontrar al príncipe azul o a la compañera ideal con para compartir el resto de su vida.

Poner de cabeza la imagen de San Antonio de Padua es una creencia que no nació en México, pero muchos mexicanos lo consideran muy milagroso y lo han adoptado como el “Santo del Amor”.

 

Comentarios