Sufren la mitad de los mexicanos de gastritis

La mitad de los mexicanos adulta presenta problemas de hiperacidez, reflujo o gastritis derivados del abuso en el consumo de alimentos picosos, irritantes y grasos por lo menos una vez al mes, mientras que otro 12 y hasta 20% presenta molestias una vez a la semana y 2% todos los días, advirtió el secretario de la Asociación Mexicana de Gastroenterología (AMG) José Antonio Chávez Barrera.

“Cuando las personas los consumen frecuentemente entonces se incrementan los riesgos de presentar reflujo gastroesofágico (ERGE), incluso entre niños y adolescentes”, apuntó el especialista.

Dijo que las personas recurren para un alivio pronto a los antiácidos, sin embargo estos pueden evitar la absorción de nutrientes, vitaminas.

La comida mexicana en su mayoría contiene picantes y una cantidad importante de grasa, sumado a las bebidas que en su mayoría son gaseosas, lo que dificulta la digestión o con alcohol, elementos que irritan el sistema digestivo.

SI NO SE ATIENDE TERMINA EN CÁNCER

El tratamiento es sencillo dejar de consumir irritantes y grasas en la dieta, de no ser así las ulseras se agrabaran y teminará e incluso evolucionar a lesiones precancerígenas”, mencionó el especialista.

Explicó que otro de los padecimientos es la dispepsia funcional, la cual se presenta con náuseas, dolor, ardor y flatulencias.

Uno de los enemigos del estómago difíciles de erradicar es precisamente la bacteria Helicobacter pylori, que infecta a más de 50% de la población mundial y se involucra en el desarrollo de gastritis, úlcera péptica y carcinoma gástrico. En México la prevalencia es de 43% en edades de cinco a nueve años y de 70 a 90% en edad adulta, detalló el especialista.

También te puede interesar:  Arranca Motofiesta con Vince Neil y mucha seguridad

Dijo que esta bacteria se desarrolla desde la infancia y suele no tener síntomas; por eso es más difícil diagnosticarla. Las complicaciones más graves asociadas con esta bacteria son hemorragia de tubo digestivo por úlcera gástrica o duodenal y cáncer gástrico.

DEJA UN COMENTARIO