MEJOR ESCÓNDASE!!, UN 64.2% DE LA POBLACIÓN SE SIENTE INSEGURA

Compartir...

Tigres de papel

Francisco Javier Mares 

Pues no, la gente no le cree al gobierno, a ninguno, eso de que la violencia y la inseguridad van a la baja…

Al menos eso es lo que revela la ‘Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana’, del Inegi -La ENSU, se levantó del 28 de noviembre al 15 de diciembre de 2022.

Y pone en claro que nada cambia… 

El 64.2 por ciento de la población de 18 años y más, residente en 75 localidades de interés, considera que es inseguro vivir en su ciudad.

El 69.9 por ciento de las mujeres lo cree así, y el 57.4 por ciento de los hombres, también: vivir en la ciudad en la que viven es inseguro.

Las ciudades con el mayor porcentaje de personas de 18 años y más que consideraron que su ciudad es insegura fueron: Fresnillo, 97.7; Zacatecas, 93.3; Irapuato, claro, 92.6; Naucalpan de Juárez, 89.7; Ecatepec de Morelos, 89.6 y Ciudad Obregón, 89.2 por ciento. 

Eso, para empezar, porque mire usted:

Como cada tanto, el 74.3 por ciento manifestó sentirse inseguro en los cajeros automáticos en la vía pública; 67.1 por ciento, en el transporte público; 58.9 por ciento, en los bancos y 57.0 por ciento, en las calles que –en el nombre sea de dios-, habitualmente usaes decir, a las autoridades la encuesta del Inegi les sirve para ‘dos nadas’: las variaciones, decimales, en cualquier sentido, poco o nada significan en la rutina de los ciudadanos.

El 80.2 por ciento de las mujeres dijeron sentirse inseguras en los cajeros automáticos en la vía pública y 72.1 por ciento, en el transporte -De los hombres, 67.8 por ciento manifestó inseguridad en esos cajeros y el 60.6 por ciento, en el transporte público.

El 34.0 por ciento percibe que, en los próximos 12 meses, la delincuencia e inseguridad en su ciudad seguirá igual de mal; y el 25.9 por ciento que empeorará -En el otro polo, 16.2 por ciento refirió que la situación seguirá ‘igual de bien’ y 22.7 por ciento manifestó que mejorará –envidia y enhorabuena.

El porcentaje de la población que mencionó haber visto o escuchado conductas delictivas o antisociales en los alrededores de su vivienda, fue por esto: el consumo de alcohol en las calles (60.6 %), robos o asaltos(52.2%), vandalismo en las viviendas o negocios (42.7%), venta o consumo de drogas (39.8%), disparos frecuentes con armas (38.3%), bandas violentas o pandillerismo (25.5%), tomas irregulares de luz—‘diablitos’— (14.2%) y robo o venta ilegal de gasolina o diésel —‘huachicol’— (3.0%).

Respecto al trimestre anterior, se presentó un aumento de 1.7 puntos porcentuales en atestiguación de disparos –balazos, hay.

LO QUE DICE LA GENTE

El nombre del juego, es: ‘Que cada quien se rasque con sus propias uñas’.

El 52.6 por ciento, modificó sus hábitos respecto a llevar cosas de valor, como joyas, dinero o tarjetas de crédito, por temor a sufrir algún delito. Además, 46 por ciento, los permisos a sus hijos menores al salir de su vivienda, 45.8 por ciento, los hábitos de caminar por los alrededores de su vivienda después de las ocho de la noche y 28.1por ciento, sus rutinas de visitas a parientes o amigos. 

También te puede interesar:  DAN 18 AÑOS DE CÁRCEL A EX POLICÍA DE CELAYA POR HOMICIDIO

Respecto a las corporaciones de seguridad, la población que percibió su desempeño como muy o algo efectivo en sus labores para prevenir y combatir la delincuencia fueron: a la Marina, 84.6 por ciento; Ejército, 82.3 por ciento; Guardia Nacional, 71.6 por ciento; policía estatal, 52.0 por ciento y allá en el fondo los municipales, con el 44.6 por ciento. 

De julio a diciembre de 2022, el 13.4 por ciento tuvo un encuentro con alguna autoridad de seguridad pública. De estas personas, 44.6 por ciento declaró haber sufrido, al menos, un acto de corrupción por parte de los gendarmes.

El 26.3 por ciento de los hogares en zonas urbanas tuvo alguna víctima de al menos un delito de robo total o parcial de vehículo, robo en casa habitación, robo o asalto en calle o transporte público -incluye robo en banco o cajero automático-, robo en forma distinta a las anteriores o extorsión. 

La cosa sigue: en el 10.7 por ciento de los hogares, al menos una o un integrante fue víctima de extorsión. En el 9.2 por ciento, víctima de robo o asalto en calle o transporte público y en el 8.6 por ciento, víctima de robo parcial de vehículo.

Y se estima que 15.3 por ciento de las personas de 18 años y más en zonas urbanas fue víctima de al menos un tipo de acoso personal y/ o violencia sexual en lugares públicos…

Si alguien dice que esto mejora… ha de traer guarura. 

(A)La Jaula

La justicia se divierte

Desde que el sistema de justicia penal mexicano, resolvió imitar a los primos del norte, y acumular las sentencias condenatorias, en lugar de castigar la más grave, como antaño, repite, obvio, las mismas ridiculeces que los gringos. Como adelantó ‘Tigres…’, un juez guanajuatense sentenció a Emmanuel ‘N’ a¡797 años en prisión! La Fiscalía General del Estado, a cargo del fiscal científico y autónomo, Carlos Zamarripa, había solicitado una pena de ¡825 años de cárcel! Ambas son una reverenda tontería. La condena dictada, surge de la sumatoria de las penas por 25 homicidios calificados y cinco en grado de tentativa. Peor todavía, el señor juez, sabe –y lo dice-, que en el mejor de los casos el reo solo purgaría 60 años de presidio. Esa es la pena máxima en el estado de Guanajuato ¿Entonces? Pero la pachanga judicial, sigue. ‘El Jordan’, es sentenciado a pagar una reparación del daño por 10 millones 860 mil pesos, por cada una de las víctimas ¡Vaya humor negro! El ‘pelao’, un sicario, de acuerdo con la verdad legal establecida, no tendría ‘ni en qué caerse muerto’ –valga la alegoría-. Todo esto por la cobardía de no legislar, llanamente, la ‘cadena perpetua’. Es un agravio que los deudos de los muchachos masacrados en un ‘Anexo’ para la rehabilitación de adictos, en Irapuato, el primero de julio de 2020, asistan a este circo…

Correspondencia: tigresdepapel001@gmail.com

Twitter: TigresDePapel


Compartir...