tvaz

El presidente de TV Azteca, Ricardo Salinas Pliego, usó dos empresas offshore, una para comprar obras de arte en las Islas Vírgenes Británicas y otra más para controlar la propiedad de un barco con bandera de las Islas Caimán . Ambos países están considerados como centros de negocios en los cuales los hombres más ricos del mundo pueden esconder sus capitales mediante prestanombres.

En el papel y frente a las autoridades, él nunca apareció como dueño de las empresas registradas, pero el beneficiario de las transacciones de esas compañías es “Ricardo Benjamín Salinas Pliego”, uno de los hombres más ricos de México según Forbes.

Su pasaporte y declaración del origen de su riqueza, son mencionadas en los correos electrónicos que intercambiaron los despachos de abogados que planearon estas estructuras financieras para él, en el año 2014.

Esta información forma parte de los archivos del proveedor de servicios financieros internacionales, con base en Panamá, Mossack Fonseca, obtenida por el diario alemán Süddeutsche Zeitung y compartido por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) con Aristegui Noticias y más de 100 medios alrededor del mundo.

TV Azteca es una de las empresas que posee Ricardo Salinas a través de Grupo Salinas, que en conjunto tiene ingresos anuales por más de 5 mil millones de dólares, de sus negocios en medios de comunicación, comercio, servicios financieros y telecomunicaciones, con presencia en México, Estados Unidos, Colombia, El Salvador, Guatemala, Honduras, Perú y Panamá, según reportes del mismo grupo.

Algunos de los recibos de las obras de arte que adquirió, eran dirigidos al jefe de la oficina del propio Ricardo Salinas Pliego, Jorge Nikaido, a una dirección en las Islas Vírgenes Británicas, un país que no intercambia información contra la evasión fiscal con el gobierno mexicano, según la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE).

El 40% de las compañías offshore del mundo está en las Islas Vírgenes Británicas. De las compañías que aparecen en los archivos de Mossack Fonseca, una de cada dos fueron incorporadas en ese país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *