En México se realiza el Congreso Internacional de Brujas

Compartir...

brujos

Estamos próximos al mes de los muertos y para algunos países día de brujas, sin embargo quizá no sabías que en México se realiza cada año el Congreso Internacional de Brujas.

Este país es el único donde se festeja la muerte, pero además es donde se desarrolla la reunión más importante de brujos.

Cada año, en el primer viernes de marzo, la ciudad de Catemaco, en Veracruz, organiza el Congreso Internacional de Brujas. Miles de creyentes llegan en autobús desde todo México para conseguir que los brujos locales lancen un hechizo o les lean la suerte (por una cuota).

Aunque la brujería tiene una historia de muchos siglos en México (con una mezcla de rituales prehispánicos y católicos) el Congreso se realiza desde la década de 1970.

En años recientes, el evento se convirtió en una atracción turística y en estos días los actos locales de música forman parte de esta reunión, que también incluye eliminación de maldiciones (o limpias).

Antecedentes

Un promotor notable fallecido, el brujo mayor Gonzalo Aguirre, organizó una convención de brujería en Catemaco en el año de 1970, ofreciendo una misa negra, carreras de lanchas, discursos antropológicos y la presencia de hechizeros, curanderos, shamanes y los que pretenden ser.

Desde entonces la reputación nacional e internacional de Catemaco se ha incrementado como un asilo para el misticismo y la brujería. La convención se repite cada primer jueves/viernes de Marzo.

Con ofrendas a dioses antiguos, saludos a los cuatro vientos y una misa negra a la medianoche comienza dicho congreso, el cual reúne a poco más de 4,000 mil visitantes.

También te puede interesar:  DENUNCIA GOBIERNO FEDERAL A JUEZ POR SOLTAR A 120 IMPLICADOS EN CASO AYOTZINAPA

El pintoresco poblado de Catemaco, Veracruz, escenario del filme «Apocalypto» del realizador y actor australiano Mel Gibson, hace honor a su tradición de ser la cuna de la brujería mexicana y el primer viernes de marzo alberga a más de una decena de misas negras y toda suerte de ritos para alejar el mal y atraer el bien.

La tradición de brujería en Catemaco surgió de los antiguos curanderos que utilizaban las plantas de la región para aliviar los males. Después fue pasando a otras creencias, como para buscar el amor, el dinero o curarse de envidias o maldiciones.

Este tipo de congresos internacionales, llamados así más por la asistencia de turistas de todo el mundo que por la llegada de hechiceros de otras tierras, se remontan a la década de 1970, cuando el entonces «Brujo Mayor» Gonzalo Aguirre organizó la primera reunión de este tipo.

Catemaco, con 23.600 habitantes, tiene como principal fuente de ingresos el turismo y los visitantes son atraídos tanto por las lagunas de la región como por la añeja fama de brujería que ejercen unas 50 personas, la mayoría de ellas por tradición familiar.

Durante los tres días de esta reunión de brujos, los visistantes presenciarán y participarán en distintos rituales, danzas y ceremonias.


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.