Europeos que no han querido vacunarse han traído sarampión a América

La migración de europeos principalmente que han decidido no vacunar a sus hijos, ha sido la detonante de que en América Latina estén apareciendo casos de sarampión. 

Sin embargo ante alta demanda de biológicos en el mundo, las grandes potencias que pueden pagar costos hasta del triple de su valor real en el mercado, es que los países de América tienen menos posibilidades de adquirirlos. 

El director general de entrenamiento mundial de  gastroenterología en Costa Rica, Herbert Burgos Quirós, dijo que la migración ha sido un detonante para la aparición de enfermedades que se habían erradicado. 

“Siempre hay riesgos, pero el mayor problema es la migración en Consta Rica el sarampión es una enfermedad controlada, este año se han tenido varios casos, pero han sido extranjeros, de los últimos fueron tres franceses que volaron a Costa Rica, y los padres se habían negado a vacunar a sus hijos, algo totalmente ilógico”, apuntó. 

El costarricense en su visita a León, a la  XLXII Reunión Nacional de Endodoncia Gastrointestinal, dijo que en su país este año se han presentado, en su mayoría son casos de extranjeros (3 casos hace unas semanas eran franceses). 

Gracias a que los países de América han hecho su tarea en la vacunación es que ha habido una inmunidad, sin embargo el tiempo termina y cada vez más niños siguen de protección. 

El especialista dijo que quienes se tienen que empoderar de la prevención son las personas, aunque el sistema de salud debe proveer de los biológicos. 

COSTOS HAN TRIPLICADO POR DEMANDA 

Ante la gran demanda en el mundo, la vacuna contra el sarampión se vende hasta el triple de su costo real por parte de los únicos laboratorios que surten al mundo ubicados en Estados Unidos, La India, China y Francia. 

El secretario de Salud, Daniel Díaz Martínez, reconoció aunque Gobierno del Estado quiere comprar los bilógicos lo cierto es que no hay ante la gran demanda que han tenido en el mundo, y los que se han encontrado rebasan las posibilidades de recursos. 

“En función en que el mundo hay mucha demanda y de que el mismo país ha solicitado toda la compra de la vacuna que se produce no hay proveeduría, nosotros seguimos insistiendo, sí se respeta el costo del Causes ( Catálogo Universal de Servicios de Salud), estamos en posibilidades de adquirirla, porque la ley de la oferta y la demanda hace que haya variedad y costos de la vacunas”, apuntó. 

Indicó que han encontrado algunos laboratorios pero el cotos de las vacunas las ofrecen al doble o triple costo de su valor leal en el mercado. 

Por ahora son 1 millón de niños de 1 a 6 años la población que este año requiere en el Estado la vacuna contra el sarampión.

También te puede interesar:  GOBERNADOR RECONOCE QUE SE EQUIVOCÓ

CIFRAS DE LA OMS 

Un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), reveló que más de 20 millones de niños en el mundo se quedan sin vacunas esenciales. Esta impactante cifra alcanza también a Latinoamérica, donde la cobertura por inmunización ha visto un estancamiento: en Perú la primera dosis contra el sarampión descendió del 96% al 85%. 

Perú y otros países latinoamericanos que habían alcanzado altas coberturas de vacunación han experimentado retrocesos en los últimos años. 

El sarampión es una enfermedad altamente contagiosa que en 2017 causó 11.000 decesos en todo el mundo. 

CASOS EXTREMOS 

Existen 16 países que sufren conflictos armados o están en situación de fragilidad, solo la mitad de niños llegan a ser vacunados. 

Desde 2010, la cobertura de inmunización con tres dosis de la vacuna contra la difteria, tétanos y tos ferina (DTP3), y una dosis de la vacuna contra el sarampión, se ha estancado en el 86%, una cifra todavía insuficiente si se piensa en el 95% global que requiere.

¿PORQUÉ NO QUIEREN VACUNARSE? 

Detrás de la resistencia de muchas personas alrededor del mundo a las vacunas hay motivaciones múltiples, que varían en el tiempo y en cada región, e incluso en cada país debido a aspectos culturales, de género y socioeconómcios. 

Las dudas sobre la relación riesgo/beneficio (miedo a efectos colaterales o preocupación por la seguridad de las vacunas, los patrones culturales, los motivos religiosos y la falta de información totalizaron poco menos de la mitad de los motivos citados en casi todos países que respondieron los cuestionarios.