Fiebre del mundial genera transtornos mentales

Compartir...

Captura de pantalla 2014-07-16 a las 01.22.58

La fiebre del mundial como cada cuatro años trae grandes momentos para los aficionados del futbol. Entre playeras y porras la gente demuestra simpatía por los diferentes equipos, se reúnen entre amigos, compatriotas y familiares para dar ánimo a su selección. Pero ¿hasta dónde el fanatismo y la unión para vivir este evento mundialista se vuelve un detonador de trastornos?

Los especialistas en la salud mental han notado que la euforia, preocupación y frustración que producen los partidos del mundial llevan a las personas que están predispuestas a la ansiedad depresión y adicciones a detonarla, dañando así la productividad laboral, capacidad para tomar decisiones e inclusive a desarrollar problemas económicos, sociales y  familiares.

Los síntomas para diagnosticar algunos de estos trastornos pueden variar dependiendo la duración, intensidad y frecuencia, por lo que un psicólogo o psiquiatra tendría que evaluar la situación; sin embargo la posibilidad de que una vez instalado el trastorno prevalezca es alta, lo anterior debido a la forma repentina en la que se presentan y a los efectos ya generados sobre la vida diaria del individuo.

Cabe mencionar que no es el futbol en si el que genera ansiedad, este es el detonador en las poblaciones y en personas con ansiedad latente, por lo que es un catalizador de frustraciones cuando no se sabe manifestarlas.

También te puede interesar:  ARGENTINA EXPORTARÁ A MÉXICO SU MEJOR CARNE

Como sabemos el Mundial se repite cada cuatro años por lo que le recomendamos tomar las siguientes medidas en futuras ocasiones:

1) Evitar pensamientos repetitivos que generen incertidumbre y/o grandiosidad.

2) Calendarizar los eventos y respetar los horarios establecidos.

3) Generar objetivos a corto plazo que permitan no abandonar la vida laboral ni familiar.

4) Designar un horario para ejercitarse.

5) Tratar de incluir en medida de lo posible a la familia o a personas que brinden cierta contención.


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.