Película de abusos de Marcial Maciel

Captura de pantalla 2014-04-21 a las 09.13.13

La confianza de los feligreses en la Iglesia y la pederastia clerical son el tema que pone a debate la película mexicana Obediencia perfecta, “inspirada” en la vida del sacerdote Marcial Maciel, fundador de Los Legionarios de Cristo.

“La gente confía en las instituciones, en las escuelas lideradas por sacerdotes y por hermanos. (La película) no solo se trata de la pederastia clerical, sino del poder que tienen otros. Pretende que el público reflexione sobre dónde deja a sus hijos. Pretende ayudar a reflexionar sobre su tiempo con ellos y sobre lo más sagrado que es su espiritualidad, su relación con Dios, con sus líderes religiosos y espirituales”, dijo a CNNMéxico Luis Urquiza, director y guionista de la película.

Obediencia perfecta está basada en el cuento homónimo escrito por Ernesto Alcocer, y narra la historia de Sacramento Santos, un joven seminarista quien será guiado por el sacerdote Ángel de la Cruz en su trayecto para convertirse en religioso.

“Estamos hablando de una película que sucede en la década de los años 60 o 70, cuando pareciera que tener un sacerdote en la familia es tener las puertas de Dios aseguradas. Lo que vemos es cómo a una temprana edad los padres entregan a sus hijos con los ojos cerrados. Y al sacerdote, las sagradas escrituras le dan el poder de hacer y deshacer con esos seres humanos”, dijo en entrevista el actor Juan Manuel Bernal, quien interpreta a Ángel de la Cruz.

Este sacerdote funda una orden religiosa, abusa de un joven seminarista, tiene relaciones con mujeres y es un adicto de la riqueza y el poder, según Bernal. La historia busca asemejarse al fundador de los Legionarios de Cristo, Marcial Maciel, quien fue acusado de abusar de seminaristas y llevar una doble vida e incluso tener hijos con distintas mujeres.

“Es una historia de un pederasta que seduce a un niño: un cura que ejerce el poder y que construye todo para su bien. Es el caso emblemático de Marcial Maciel”, dijo Urquiza, director y guionista de la película.

“Fue un personaje tan fuerte que incluso cuando vi la película (finalizada) hubo secuencias que no recordaba haber filmado. Cuando uno toca personajes de esa magnitud y te metes a tratar de humanizarlos hay cosas con los que uno no empata. Evidentemente sus actos no tienen nombre y entrar en la ficción sin juzgar al personaje es complejo”, dijo Bernal.

Antes de interpretar a este personaje, el actor se reunió con víctimas abusadas por Maciel, quienes, según Bernal, lo describieron como una persona carismática, encantadora: “un cordero de día y un lobo de noche”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.