La «Fortaleza» Ochoa en Brasil

2375034_large-lnd

La selección mexicana de futbol brindó una gran exhibición en Fortaleza y le arrancó el empate sin goles al equipo anfitrión y queda a las puertas de la calificación en el grupo A del mundial. Con una perfecta actuación de Guillermo Ochoa y el apoyo de sus compañeros en defensa, México se queda a las puertas de la clasificación a la segunda fase.

La intensidad de ambos equipos fue la tónica del partido. Cómo se podía deducir, la selección mexicana se arropó en defensa de manera muy eficiente y evitó que los primeros minutos se presentaran ocasiones de gol. El equipo brasileño también hizo gala de voracidad y poco a poco ganó la posesión del esférico, pero echó en falta la claridad en las acciones ofensivas.

La disputa del medio campo fue voraz. Grandes actuaciones defensivas de Guardado y del Gallo Vázquez ayudaron a la zaga a disminuir el impacto de la calidad de las individualidades brasileñas, en especial las arrancadas de Neymar. Por su parte, Héctor Herrera no estuvo preciso a la hora de retener el balón. En algunas fases el conjunto mexicano pudo acercarse con cierta idea contra el arco de Julio César. Dos buenos disparos amenazaron la meta local, uno de Vázquez y otro de Herrera.

Sin embargo, Brasil estuvo a punto de marcar en dos errores de la zaga mexicana. El primero fue un cabezazo de Neymar que Ochoa desvió con una afamada fenomenal sobre su mano derecha. La segunda se dio en una ejecución de tiro libre en la que México tiró mal la línea y una salida felina de Ochoa detuvo el remate de la ofensiva brasileña. México soportó con gran inteligencia y no sufría demasiado en zona baja.

México saltó al segundo tiempo totalmente confiado en sus posibilidades y desactivó el poco futbol ofensivo de Brasil. El tricolor comenzó tener el balón en campo contrario y a base de disparos de media distancia se presentaron las mejores ocasiones de gol. Especialmente peligrosos fueron los tiros de Vázquez y de Herrera. Tras este pasaje lleno de emotividad y de máxima entrega Brasil pudo zafarse el dominio azteca al lanzar a su nuevo centro delantero, Jo. Bajo este escenario Neymar volvió a realizar un gran regate que Ochoa rechazó al primer palo.

Todavía Guillermo Ochoa rechazó un remate seco de cabeza por parte de Thiago Silva en los últimos minutos del juego. Después, México tuvo aire para dos nuevos disparos a gol: uno de Guardado que se escapó por arriba y otro de Raúl Jiménez que fue rechazado por el arquero brasileño. Terminó el partido y México está a un paso dela calificación además de presentar sus credenciales al mundo futbolístico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.