Fuerzas federales toman control en Michoacán

seguridad

Fuerzas federales tomaron este martes el control de la seguridad de Apatzingán, el municipio más importante de Tierra Caliente, informó el alcalde Uriel Chávez.

Los agentes de la Policía Municipal fueron desarmados y se les mantiene acuartelados a la espera de órdenes, dijo Chávez citado por Notimex.

Soldados y agentes de la Policía Federal resguardan el palacio municipal, que aún luce las huellas de enfrentamientos registrados el fin de semana pasado entre grupos de autodefensa y autoridades, según la agencia.

La alcaldía se encuentra rodeada por camiones artillados, camionetas y otros vehículos federales, según Chávez.

Horas después, el gobernador de Michoacán, Fausto Vallejo, viajó a Apatzingán, donde se reunió con autoridades locales, informó el gobierno del estado.

Durante una reunión con el alcalde Uriel Chavez Mendoza, Vallejo anunció la visita en próximos días de funcionarios estatales y delegados federales para reactivar la economía de zona, anunció el gobierno de Michoacán a través de su cuenta de Twitter.

Hipólito Mora, uno de los líderes de las autodefensas en Michoacán, descartó este martes que los integrantes de estos grupos vayan a deponer las armas, como los emplazó este lunes la Secretaría de Gobernación.

“Nosotros, ninguno hemos dicho que vamos a entregar la armas o que vamos dejar las armas”, dijo Mora, líder del grupo de autodefensa en la comunidad de La Ruana (municipio de Buenavista), en entrevista con CNNMéxico.

Mora reprobó la incursión del Ejército en algunas comunidades de Michoacán, con el objetivo de desarmar a los integrantes de las autodefensas y reclamó que el gobierno federal los persiga a ellos y no a los grupos del crimen organizado.

“Está mal que vengan sobre nosotros. Por qué no sobre Los Caballeros Templarios y después nos retiramos nosotros”, dijo sobre el grupo del crimen organizado contra el cual se mantienen en armas desde principios de 2013.

Mora agregó que las autodefensas tienen presencia en al menos 15 municipios de Michoacán, con miles (no precisó cuántos) de integrantes.

Mora es uno de los líderes más visibles de los grupos de autodefensa, junto con José Manuel Mireles. A mediados de 2013, los Templarios ofrecieron una recompensa de dos millones de pesos por la cabeza de Mora.

Este martes, al menos tres civiles murieron en el poblado de Antúnez, en el primer avance del Ejército Mexicano para desarmar a los autodefensas. El incidente motivó la apertura de una investigación por parte de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

El vicario general de la Diócesis de Apatzingán, Javier Cortés Ochoa, recomendó la rápida acción de las fuerzas federales en las tareas de seguridad en Michoacán, «pero a la vez con mucho tino y prudencia, por el bien de la población civil», citó Notimex.

«Pedimos que el gobierno busque el equilibrio, que apoye al pueblo y sane de raíz el problema de inseguridad pública que padecemos. Espero que Dios se haga presente entre nosotros y que pronto todo mejore», añadió.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.