[VIDEO] LA NOCHE EN QUE EL DIABLO SE APARECIÓ EN LA 20 DE ENERO

Compartir...

.

.

¿TE CUENTO UNA LEYENDA DE MIEDO?

Bernardo Monroy.- Estas fechas de Halloween y Día de Muertos son perfectas para contar leyendas. Algunas de ellas, son orgullosamente leonesas, y se han narrado de generación en generación a lo largo de los años y las décadas.

Las leyendas son historias que pasan de generación en generación y usualmente se cuentan de boca en boca.

Algunas son ficticias, otras verídicas, y otras tienen un poco de lo uno y lo otro.

La de la funeraria que ardió en llamas en la calle 20 de enero porque el diablo se llevó a un hechicero oscuro es, sin duda, la más popular en León, Guanajuato. Otra muy popular es la del mismo ser con patas de cabra seduciendo muchachas en un antro durante los años ochenta, y la de una monja que perdió la cabeza y se aparece en el Templo del Calvario.

Uno de los principales promotores de las leyendas de León es Gerardo Lara Cedillo.  Además de fundar el grupo de teatro “Los Monjes Cuentalayendas” que consiste en vestirse con un hábito y deambular por los cementerios de la ciudad narrando historias, desde principios del 2001 es editor de los pequeños folletos sobre leyendas de la ciudad, que se venden en los puestos de periódicos y otros puntos de la Zona Centro.

En opinión de Gerardo, León tiene leyendas hermosas que se deben de difundir. Con la Gaceta de las Leyendas, a publicado 75 números y vendiendo 340 mil ejemplares vendidos.

LEYENDAS SABOR GUACAMAYA

León tiene unas características muy especiales en cuanto a sus leyendas. Lo relacionado con sucesos históricos y sobrenaturales se mezclan, y cada uno tiene su público muy fiel y muy popular.

“Las leyendas de aparecidos siempre tendrán mucho éxito. Creo que a todos nosotros nos ha ocurrido algo inexplicable. Hasta yo he escuchado a La Llorona, y mucha gente asegura haber visto ánimas en pena”, afirma Gerardo.

“Por otro lado, una característica de las leyendas de León que nosotros publicamos es cuando nos apegamos a hechos reales. Por eso, aclaramos a la gente cuando se trata de una leyenda tipo histórico o una del tipo mitológico”, sentencia el promotor cultural.

A continuación, Gerardo Lara recuerda tres de las más populares leyendas de la ciudad.

.

.

EL DIABLO EN LA 20 DE ENERO

“Yo diría que esta es la leyenda estrella de la ciudad” dice Gerardo, y puntualiza que ha vendido alrededor de 25 mil ejemplares de esa historia.

También te puede interesar:  DETIENEN A 9 ACUSADOS DE BALACERA EN PANTEÓN Y CENTRAL DE ABASTOS

La leyenda en cuestión ocurre en la esquina de la calle 20 de enero y Cuauhtémoc, donde hace años había una funeraria. Se cuenta que por la zona vivía un brujo llamado Elpidio, aunque en las primeras versiones se creía, erróneamente, que era Natividad Reyna, famoso danzante de San Francisco del Rincón.

Elpidio practicaba magia negra y en una ocasión vendió su alma al Señor de las Tinieblas. Comprendía hechizos, maleficios, y otras Artes Tenebrosas. Le pedían maleficios, que hacía sin ningún problema, cobrando mucho. Esto le permitió dejar su trabajo en una imprenta y trabajar de lleno en la brujería, y no se tentaba el corazón para dañar personas.

Pero le llegaría la hora. Cuando estaba agonizando, le advirtió a su madre que durante su velorio no le rezara nadie. Además, cuando muriera que no tocara su cuerpo. La mujer, como era de esperarse, lo juzgó de loco y decidió organizar un velorio de manera formal.

“Cuando identificaban que era la mamá de Elipidio, muchas funerarias le negaban el servicio, y solo lo aceptaron en la que estaba en la 20 de enero”.

Lo velaron como si de cualquier cuerpo se tratara. Muy tarde, la madre recordó que no le había rezado ni siquiera un Ave María. Cuando los presentes se arrodillan ante el ataúd, la caja se abrió por si sola y se escuchó un estruendo.

Segundos después, el cuerpo de Elpidio comenzó a quemarse. Algunas versiones afirman que, mientras el fuego se extendía por el local, apareció un hombre con traje y sombrero de copa, que cargó el cadáver del brujo y entre las flamas, se esfumó.

TAMBIÉN TE RECOMENDAMOS: «LUCIFER VA DE ANTRO«


Compartir...