León y Cruz Azul no se hacen daño

azul

Fue uno de los mejores partidos del torneo, sin duda, pero no tuvo la corona que merecía, por la carencia del actor principal: el gol. Que muchas veces tocó a la puerta de León y Cruz Azul, pero nadie abrió su marco para redondear lo que fue un espectáculo al por mayor.

Jesús Corona volvió a erigirse como la mayor figura del Cruz Azul, con sendas atajadas que mostraron el nivel endemoniado que carga y, el por qué La Máquina es líder de la Liga con tremenda muralla impenetrable bajo el apodo de ‘Chuy’.

La intensidad marcó el ritmo de partido, fue el detonante de un inicio estruendoso, con dos estilos ofensivos que no escatimaron en pelear la pelota hasta el último ápice de terreno y demostrar el poderío en ataque que los caracteriza. Cruz Azul dominaba a placer el esférico en los primeros minutos, pero fue el León quien tuvo la primera llegada clara, cuando Montes recibió por derecha, cortó hacia el centro y disparó cruzado ante el vuelo de Corona.

No pasó mucho tiempo para que la afición celeste vibrara con el primer acercamiento fuerte de su equipo, en una combinación de primera intención entre Marco Fabián y Mariano Pavone, que el argentino terminó rematando elevado frente al arco de Yarbrough, tres minutos después.

Para el primer cuarto de hora la cancha ya era un hervidero. Carlos Peña controlaba los hilos del medio campo y habilitaba a Navarro o Loboa para explotar los costados, pero la zaga cementera y su bastión Amaranto Perea se cortaban a la altura y rechazaban cualquier intento local.

Christian Giménez, de su lado, generaba las descolgadas, pero una desafortunada lesión en el hombro, en jugada accidental, lo dejó fuera de la batalla y tuvo que ingresar Formica para sustituir al general de la armada capitalina. Entonces vendría la jugada más clara, pasada la media hora de partido, cuando Marco Fabián se tendió de media tijera en el área y su remate quedó sobre la línea. Mientras Cruz Azul festejaba, el árbitro no daba el gol.

También te puede interesar:  ¿PARA ESTO LES PAGAMOS A DIPUTADOS?

La parte complementaria fue una cátedra futbolística de Marco Fabián, quien tomó las riendas desde mitad de cancha hacia los costados, apareciendo siempre con balón dominado y tirando al arco o asistiendo a un Pavone que andaba errático.

Las descolgadas de Marco hacían agua la zaga leonesa y provocaban el coraje de Rafael Márquez, quién se frustraba al no poder detener el expreso que los embestía a toda velocidad. Mariano Pavone quería aprovechar la situación, pero en tres jugadas dentro del área no supo capitalizar sus disparos y dejó escapar el gol.

Gustavo Matosas movió sus piezas para sacudirse el dominio del Cruz Azul; la entrada de Edwin Hernández y Mauro Boselli revolucionó la defensa y el ataque del equipo, que se soltó y acorraló a una Maquina que volvió a dejar en Corona el trabajo pesado y la brillantez del juego. Primero fueron dos tiros que tapó sin problema, pero el tercero fue un cabezazo de Boselli al ángulo, que ‘Chuy’ desvió con un vuelo espectacular.

Sobre el final, la visita tuvo una inmejorable oportunidad de ganar el partido, en una jugada que quedó franca en el área con un cabezazo que sacaron de la línea, en el rebote Rogelio Chávez tiró un re centro, pero el árbitro marcó saque de meta. Después vendría la expulsión de un furioso Rafael Márquez que dio cerrojazo al partido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.