Podrían presentarse hasta 6 mil casos de COVID-19 con enfermos en terapia intensiva

Compartir...

El pico máximo de transmisión de la pandemia de Covid-19, que se prevé se inicie la próxima semana, durará las tres siguientes. Será el periodo de mayor saturación de los hospitales, en particular de las camas de terapia intensiva y el momento en que los servicios médicos pudieran colapsar.

Este es un riesgo que siempre existe porque todos nos podemos enfermar, a menos que no estemos vivos, afirma Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, responsable del manejo de la emergencia sanitaria.

Colocado desde hace dos meses en el centro de la atención nacional, de la polémica y protagonista de un buen número de memes en redes sociales, el doctor dice estar tranquilo –no confiado– porque las nuevas estimaciones de los modelos matemáticos indican que la carga de enfermedad total será 60 por ciento más baja gracias a las medidas de distanciamiento social.

Está convencido de que con el resguardo en casa, se redujo la expectativa inicial de entre 14 mil y 16 mil enfermos graves en áreas de terapia intensiva en el pico de la curva epidémica, a entre 5 mil y 6 mil. Ahora el reto es que esta previsión se sostenga entre el 8 y 10 de mayo, cuando se espera la mayor cantidad de afectados.

En entrevista con La Jornada, López-Gatell reconoce que la suspensión de actividades académicas, laborales y sociales, aunque causan un beneficio inmenso en las vidas que se salvan y son la prioridad, también provocan daños a la economía que pueden ser irreversibles.

Comentó que seis gobernadores se han negado sistemáticamente a reportar los casos de enfermos. Son los mismos que a pesar de tener la obligación, tampoco informan sobre la ocupación hospitalaria, la cual ya debería estar disponible a tiempo real; sin embargo, se abstuvo de dar nombres.

De manera coincidente, este jueves de charla con La Jornada se cumplieron 11 años del inicio de la pandemia de influenza A/H1N1 (23 de abril de 2009). López-Gatell recuerda las presiones políticas que la Ssa enfrentó en ese entonces de la Presidencia de la República –que ocupaba Felipe Calderón– para tomar decisiones que favorecían la corrupción.

También te puede interesar:  REANUDARÁN ENTREGA DE PENSIONES Y PROGRAMAS PARA EL BIENESTAR EN JULIO

La pandemia es un reto, ¿qué ha sido lo más difícil?

El trabajo ha sido intenso. Lo más retador: lograr la participación de la sociedad, pero el resultado nos sorprende. Hay evidencia en estadísticas que la movilidad bajó a 70 u 80 por ciento. Pero hay 15 por ciento de empresas con actividades no esenciales que siguen operando.

–¿Qué situaciones han sido inesperadas?

No lo esperaba, pero fue excelente noticia, el efecto tan grande de la mitigación. Se redujo 60 por ciento la carga de enfermedad respecto a lo que hubiera sido sin medidas de distanciamiento social. Significa que para los días de mayor transmisión del virus SARS-CoV-2 habrá entre 5 mil 6 mil personas en terapia intensiva al mismo tiempo, en lugar de entre 14 mil y 16 mil previstas inicialmente. De todas maneras no me quedo tranquilo y mantengo la meta de conseguir más camas de terapia intensiva.

Otra sorpresa fue que en la Ciudad de México, Veracruz, Chihuahua y Baja California habían comprado desde el año pasado algunos ventiladores. Iniciamos la batalla contra la epidemia con un escenario un poco negro a falta de nuevos equipos, pero se logró completar la disponibilidad de 5 mil a escala nacional; no obstante, se mantiene la meta de contar con entre 12 mil y 14 mil respiradores mecánicos para el momento pico de la pandemia. Si al final nos quedamos sobrados de capacidad no pasa nada.

También ha sorprendido la precisión de los modelos matemáticos. El Presidente me preguntó varias veces cuándo sería el punto máximo de saturación de los hospitales. Le dije ‘23 de abril’ –que es hoy– y en la Ciudad de México empezó el estrés del sistema sanitario. Vamos a un tercio de la curva y hay nosocomios al borde de la saturación: los institutos nacionales de Enfermedades Respiratorias (INER), de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán (Incmnsz), y los hospitales Gea González y el General de México.


Compartir...