Procesan a ex presidenta de Argentina y le embargan bienes

Imagen de archivo de la ex presidenta de Argentina Cristina Fernández

El juez federal Julián Ercolini resolvió este martes procesar a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner y le embargó bienes por 10 mil millones de pesos (unos 600 millones de dólares), y la encausó, sin pruebas, por integrar una supuesta asociación ilícita con otros funcionarios que habrían entregado fondos para obras públicas con preferencias al empresario Lázaro Báez, actualmente detenido.

Ercolini procesó asimismo al ex ministro de Planificación e Infraestructura Julio De Vido y el ex secretario de Obras Públicas, José López, ya detenido.

La ex mandataria que ha denunciado desde hace tiempo “persecución política, jurídica y mediática” contra ella y ex funcionarios de su pasado gobierno, pedirá la anulación de esta causa sin pruebas, como otras; y recordó a Ercolini, que la pasada dictadura había formando una “asociación ilícita,” para perseguir, secuestrar y matar, como se determinó en los juicios de lesa humanidad.

Esto sucede tras la renuncia del ministro de economía Alfonso Prat-Gay y cuando acaba de aparecer una nueva empresa Offshore -la número 50; esta vez en Estados Unidos- que pertenece al presidente derechista Mauricio Macri, en otro intento de “encrubrir” la grave crisis.

Ercolini aliado abiertamente al gobierno, sobreseyó la semana anterior el juicio a la directora del diario Clarín, Ernestina Herrera de Noble, al gerente general de ese poderoso grupo monopólico, Héctor Magnetto y a Bartolomé Mitre del diario La Nación en una causa de lesa humanidad, por haber comprado la empresa Papel Prensa bajo extorsión durante dictadura a sus dueños, quienes fueron secuestrados, torturados y llevados a centro clandestinos de detención.

La causa que investiga Ercolini contra Fernández se refiere a supuestos acuerdos irregulares de la obra pública en la provincia de Santa Cruz asegurando que la ex mandataria favoreció a Lázaro Báez, además acusado en otra causa por presunto lavado de activos.

Este martes se dio a conocer la renuncia de la juez federal María Servini de Cubría del juzgado electoral bonaerense. La magistrada dijo que su situación era insostenible debido a presiones del gobierno. “Esto yo no lo he vivido con ningún gobierno”, denunció al periódico Ámbito Financiero.

El mismo medio deja entrever que eso deja en una posición incómoda al gobierno ya que estaría apoyando a la justicia que intentaba implantar en ese puesto clave a un juez muy ligado al macrismo.

Mientras los “kelpers”, habitantes británicos de las islas Malvinas, bajo colonialismo de Reino Unido, festejaban vía internet el procesamiento de Fernández de Kirchner. La ex presidenta respondió por Twitter al juez Ercolini.

Recordó la gravedad de este momentos, donde se han producido inundaciones en varios lugares del interior del país, hay cambios de gabinete y el presidente está de vacaciones.

Recordó en su mensaje que el nuevo Ministro de Hacienda Nicolás Dujovne fue “director de Papel Prensa, trabaja en el canal televisión de Clarín y es columnista en La Nación y compró dólar a futuro” y se vio favorecido como todos los otros funcionarios de Macri por la devaluación de la moneda.

También se refirió a que “en Argentina se pasó la primera Navidad con presos políticos desde el inicio de la democracia”, y mencionó los sucedido con las presiones que denunció la juez Servini de Cubría y también al hecho de que Ercolini dictó el sobreseimiento de Magnetto, a la viuda de Noble y a Bartolomé Mitre en la causa de lesa humanidad por Papel Prensa sin siquiera citarlos a declarar, pese a que el fiscal de la causa así lo había solicitado.

En este contexto, Macri vetó este martes tres leyes, votadas por el Congreso y que atañen a la urgencia de servicios de salud, salarios y empleo, además de la ley que expropiaba en favor de trabajadores que recuperaron el Hotel Bauen, cuyos dueños nunca pagaron sus cuentas al Estado y quebraron en los años 90.

Después de una larga lucha los trabajadores de esta empresa recuperada habían festejado la semana anterior que se les entregaba definitivamente el lugar aunque con un pago de por medio como indemnización, que aunque no resultaba muy justo, podía resolverse.

Pero Macri desde su lugar de veraneo envió su veto a esta ley. Si la Navidad fue una fecha muy triste y desangelada, el fin de este año “no es la revolución de la alegría macrista, sino la tristeza de la traición a la patria”, como dicen los que protestan en las calles en estas horas por la inseguridad, la muerte de jóvenes a manos de policías, los presos políticos, la injuisticia, los despidos y la tragedia social que regresa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.