Rebeldes sirios se convierten en caníbales

Captura de pantalla 2013-10-18 a las 18.19.26

Hace unos días se dio a conocer que en Siria el gobierno autorizó que perros y gatos podían ser comidos por la población ante la falta de comida. Sin embargo a través de las redes sociales se exhiben aparentemente rebeldes sirios destazando a sus contrincantes caídos, pero además comiendo su cadáver.

Los videos han causado repulsión y hasta un poco de horror entre los cibernautas.

Lo cierto es que en Siria como en los países que viven en guerra las carencias son innumerables, y lo más lamentable es la falta de comida sobre todo en la población más vulnerable.

Cabe señalar que los musulmanes celebran estos días la Fiesta del Sacrificio, Eid al-Adha, pero en Siria, destrozada por la guerra, hay poco que celebrar. La mayoría lucha por satisfacer sus necesidades básicas: comida, agua y refugio.

Los medios árabes reportan una fatwa, una norma religiosa, que emitió un imán sirio de Damasco y que permite a los que están desesperadamente hambrientos comer gatos y perros. Las leyes islámicas relacionadas con la alimentación prohíben comer perro, gato o burro.

La prensa local informó que el imán, del campo de refugiados palestinos de Yarmouk, dijo en una mezquita el viernes que las personas pueden comer carne de perro, gato o burro “si están en una situación desesperada y las tiendas de víveres no pueden abastecer a la población”. Las fuerzas del gobierno sirio has sitiado durante meses el campo de Yarmouk en un esfuerzo por expulsar a los combatientes rebeldes.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.