A semis sin mucho ruido

2399003_full-lnd

Los cuartos de final del Mundial abrieron el telón con un clásico europeo. Alemania, sin mucho brillo ni mucho ruido, se metió a la ronda de semifinales por cuarta ocasión consecutiva al vencer a Francia por 1-0 con gol de Mats Hummels. Una vez más la experiencia y el temple alemán superan la elegancia del combinado francés.

En esta versión del clásico europeo, los dos equipos salieron en busca del gol desde el principio. Joachim Löw introdujo cambios estratégicos en su alineación titular y el conjunto teutón demostró una buena faceta los primeros minutos del encuentro; a Francia le costaba dar pases seguidos. Pero pronto el conjunto galo encontró la zona de presión para recuperar la pelota.

En este período inicial, Francia dificultó la salida del balón, los alemanes se mostraban nerviosos y lanzaban balones largos para superar esa presión. Alemania castigó primero con un remate de Hummels que mandó al fondo del arco francés, era el 1-0 al minuto 13. A partir de entonces el juego se hizo lento. Alemania optó por sentirse segura en la parte baja, su buena aplicación defensiva limitó el ataque francés. También se puede afirmar que a los franceses les faltó creatividad y no pusieron en muchos apuros a Manuel Neuer, tan sólo una doble ocasión que fue contenida entre Neuer y Hummels.

La segunda mitad estuvo marcada por la estrategia. Alemania fue mucho más conservadora, a Francia le faltaba mayor imaginación, sin embargo, el deseo de marcar estaba presente. Pero no fue una buena actuación de Pogba, Matuidi o Valbuena; de esta forma Benzemá y Griezmann poco podían hacer en la punta de ataque.

Alemania tampoco creó oportunidades de gol; sus mediocampistas estuviero metidos en labores defensivas, no brilló Özil. Müller en la presión y Klose no recibió balones pra rematar, el récord de goleo deberá esperar al menos un partido más. Los minutos pasaban, entonces apareció un remate peligroso francés que despejó Neuer en su primer poste con los puños. Tras ello, dos contragolpes vertiginosas de Alemania trajeron emoción en la parte final del partido.

Benzemá combinó bien con Matuidi en el último minuto del partido, el remate del delantero francés fue rechazado nuevamente por Neuer en el primer poste a una mano. Con ello las opciones francesas se desvanecían y Alemania se mete a semifinales del Mundial por cuarta ocasión seguida. Eso sí, los teutones quedan en deuda con el espectáculo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.