Califican de prepotente y hostigadora a directora

Captura de pantalla 2016-04-14 a la(s) 09.05.12 p.m.

Las decisiones que ha tomado la titular del Laboratorio Estatal han derivado en demandas laborales, otras más ante la Procuraduría de los Derechos Humanos.

Su trato es discriminatorio a los jefes de departamento que en su mayoría son personas mayores.

Los jefes de departamentos en el Laboratorio Estatal de Salud Púbica son hostigados, humillados y sobajados con la intención de que se jubilen y puedan ocupar sus plazas al contentillo de la directora Rosario Sánchez Navarro, esto a decir de los funcionarios estatales entrevistados.

Las decisiones que ha tomado la titular del Laboratorio Estatal han derivado en demandas laborales, otras más ante la Procuraduría de los Derechos Humanos. Su trato es discriminatorio a los jefes de departamento que en su mayoría son personas mayores.

La directora llegó despidiendo

A un año aproximadamente de que Rosario Sánchez Navarro tomara su nombramiento inició con su “cacería de brujas”. Uno a uno, llamó a los jefes de departamentos y les presentó un documento con tres líneas donde les informaba que habían sido destituidos de sus cargos para ocupar otros operativos, esto lo prueba documentos que fueron entregados por la propia directora con lo que cuenta Hora24. A otros más les presentó una hora en blanco para que le firmaran su carta de renuncia.

El argumento fue que “ya son viejos”, uno de ellos por “mugroso”, por traer el cabello largo (coleta de caballo), dice que da mal aspecto, estos comentarios se los ha dicho a los propios afectados en sus áreas de trabajo.

“Constantemente nos amenaza; sobre todo cuando llegan las evaluaciones. Dice tajante: ‘sí reprueba se va’. Me siento muy mal, tengo 34 años laborando en el laboratorio y creo que no nos merezcamos un trato así, nos dice que somos unos viejos, nos da entender que no servimos”, lamentó el químico, Francisco Javier Hernández Juárez.

La directora ha intentado por todos los medios devaluar su trabajo, sin embargo los químicos, biólogos y epidemiólogos han demostrado con evaluaciones mensuales que realiza el Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (InDRE), que depende de la Secretaría de Salud Pública a nivel nacional, su capacidad para seguir laborando.

Saluda con compadrazgo del gobernador

“Su trato es prepotente, y despectivo, dice que ella no le debe nada al secretario de Salud, que a ella la puso directamente el gobernador Miguel Márquez Márquez,  con esto pretende amedrentar y mostrar su poder. Esto ha ocasionado que el personal tenga temor de denunciar los abusos de Sánchez Navarro”, apuntó.

A la fecha, Rosario Sánchez Navarro ha contratado 5 químicos y técnicos, la primera advertencia después de su contrato fue que deberían estar siempre de su lado, comentó el propio personal.

El químico Francisco Javier Hernández al igual que otros jefes de departamento luego de ser removidos a otros puestos, recibió un reducción en su salario y hasta un 50 por ciento de recorte en sus prestaciones laborales (aguinaldo).

Al menos cuatro empleados han denunciado laboralmente a gobierno del estado y la directora cuenta con una denuncia ante la Procuraduría de los Derechos Humanos. DATOS QUE LO DOCUMENTEN

Personal del jurídico de gobierno del estado han presionado en varias veces a los afectados y les dan como única solución la jubilación. A cargo de esta tarea está el Jefe de Desarrollo de Personal, Juan Manuel Martínez Muñoz.

“Nos ha ofrecido cantidades inimaginables casi medio millón para que desistamos y nos jubilemos, algunos compañeros han aceptado y a la fecha no les han dado un peso”, apuntó.

Invento de situaciones para presionarlos

CASO  1

Francisco Javier Hernández Juárez, ocupaba el puesto de Jefe del departamento de Control Clínico Epidemiológico, ahora ocupa el puesto de químico analista a poco más de un año de la demanda laboral vive el calvario con el hostigamiento en su centro de trabajo.

El químico fue acusado de la desaparición de 3 microscopios, mismos que fueron dados de baja hace más de 10 años por ser obsoletos. A decir de Hernández Juárez, esta fue una medida de presión para conseguir que les firmara su renuncia.

CASO  2

Ricardo Hernández Zarate, fue Jefe de Laboratorio de Parasitoligía, finalmente consiguieron que les firmara su carta de renuncia y se jubilara, sin embargo tuvo que pagar un precio muy caro, previo a su salida fue acusado de exhibicionista.

“Me fabricaron una situación, la subdirectora Martha Edith Alonso Ibarra dice que en mi centro de trabajo yo tenía el miembro de fuera, que ella me vio desde el pasillo, y esto suena ilógico, ya que desde el pasillo es casi imposible que se pueda ver algo a detalle, además el horario en el que reporta el hecho yo me encontraba con mi compañera de trabajo Ma. Reyna Paloma Navarro y ella constató que eso nunca paso. Así mismo el horario donde reportan la situación el técnico laboratorista, Jorge Martínez me estaba entregando muestras”, manifestó el funcionario estatal.

También te puede interesar:  PROMUEVEN LA LECHE MATERNA; EL MEJOR ALIMENTO

Luego de la acusación el químico trato de presentar sus testigos y rescatar su honorabilidad, sin embargo el testimonio de ellos no tuvo valor y se le negó esta posibilidad, apuntó Hernández Zarate.

Después de esto Ricardo Hernández Zarate desistió y finalmente les firmó su renuncia, de inmediato la directora del Laboratorio Estatal, Rosario Sánchez Navarro, le entregó un reconocimiento por su labor, pese a que en su momento avaló la acusación en su contra.

“Por su trayectoria de 34 años en el Laboratorio Estatal de Salud Pública, me es grato hacerle presente mi reconocimiento a una trayectoria de profesionalismo, responsabilidad y eficiencia en la cual junto con sus compañeros y jefes han logrado trascender y dejar huella en ésta institución”, señala el reconocimiento.

Por ahora el químico se encuentra en recuperación ya que mientras se trasladaba a Celaya para realizar tramites para su jubilación, sufrió un accidente automovilístico donde se le perforó un pulmón y otras lesiones.

CASO  3

Jorge Martínez, técnico laboratorista, denunció ante la Procuraduría de los Derechos Humanos su situación, se encuentra desesperado ya que ni la propia Secretaría de Salud Pública en Guanajuato de la cual depende el Laboratorio Estatal muestra interés en su caso.

Resulta que desde hace meses el técnico laboratorista sufre de dermatitis crónica por la utilización de guantes, situación por la cual pidió su cambio a otra área, sin embargo ni la directora, ni el sindicato, ni la propia Secretaría de Salud han resuelto su situación.

A la fecha Jorge Martínez está expuesto a riesgos en su área de trabajo, ya que maneja muestras de VIH, hepatitis y otras enfermedades de la sangre sin guantes. Por ahora la dermatitis crónica presenta una reacción secundaría hiperhidrosis.

“La directora quería que le firmara un documento donde deslindo  a la institución y constato que la enfermedad fue derivada en mi casa; es decir que no es un riesgo de trabajo”, señaló el técnico laboratorista.

CASO  4

A Ricardo Máximo Castro González , técnico laborista lo han cambiado de su área cuatro veces, ahora está en el departamento de Recepción de Muestras, sin embargo no es su especialidad, en repetidas ocasiones ha pedido su cambio al considerar que no está capacitado para desarrollar dicha labor, la respuesta ha sido “por mis calzones te vas a quedar aquí”, esto se lo dijo la directora de dicho departamento, Ana Bertha Flores.

A la fecha no le han pagado su aguinaldo, le han dado largas y la responsable de Recursos Humanos, Violeta Granados, le dice que habrá un reajuste en la tabulación.

“Yo creo que lo que quieren es aburrirme para que renuncie, el hostigamiento es tal que mi jefa me graba con su teléfono, me toma fotografías, estamos desesperados, hemos manda oficios a la Secretaría de Salud pero no pasa nada, no hay una respuesta, así como al sindicato”, lamentó Castro González.

Bajo estas condiciones laborales se encuentran por lo menos unos 20 personas, sin embargo por miedo a perder su empleo o que se tomen represarías en su contra sólo han dado apoyo moral a sus compañeros.

El trabajo y la experiencia de los jefes de los diferentes departamentos fue clave para que el Laboratorio Estatal de Salud Pública consiguiera la certificación ISO 901-2008, donde la Secretaría de Salud de Guanajuato reconoce el trabajo y los coloca como uno de los tres más importantes del país en la atención de riesgos epidemiológicos, sanitarios y análisis clínicos. Dicha certificación la recibe el laboratorio en el año 2013 a escasos meses de que tomara la dirección Rosario Sánchez Navarro.

A decir de los ex jefes de departamentos, la directora se levantó el cuello con el trabajo de los que ahora acusa de rateros, exhibicionistas, mugrosos y viejos, indicó el químico Ricardo Hernández Zarate .

Una de las inconsistencias es que los jefes de departamentos no han sido dados de baja del Indre institución en la ciudad de México que regula la experiencia y capacidad de los laboratorios estatales, ya que son ellos los que obtuvieron dichas certificaciones y si son dados de baja estaría en riesgo la certificación.

Certificaciones obtenidas por el departamento de Control Clínico Epidemiológico a cargo del químico Francisco Javier Hernández Juárez

+Certificación a nivel nacional en VIH y enfermedades de transmisión sexual

Certificación hepatitis A, B y C

Certificación en chagas

Certificación de paludismo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.