El «niño sicario» pide protección; será liberado

el-ponchis

El llamado “niño sicario” Édgar Jiménez Lugo, alias “El Ponchis”, luego de una condena menor de 3 años pidió protección por temor a ser asesinado una vez que sea liberado.

En los próximos meses “El Ponchis” saldrá del reclusorio de menores y entregado a sus tutores, señaló la presidenta del Tribunal de Justicia para Adolescentes, Ana Virginia Pérez Güemes.

“Tiene miedo. Él sabe que la situación no es sencilla para él”, afirmó Pérez Güemes, en declaraciones que recoge el diario Reforma. Según señaló la magistrada, hay jóvenes que han sido asesinados al salir de prisión y él “ha pedido de alguna manera que se le proteja en ese sentido”.

El llamado “niño sicario”, fue detenido a los 14 años (2010), en su declaración confesó 4 decapitaciones, delincuencia organizada y posesión de drogas; no obstante por ser menor de edad se le aplicó una pena de 3 años.

Las autoridades analizarán antes de su liberación su situación migratoria, debido a que carece de acta de nacimiento mexicana y está registrado en Estados Unidos.
La embajada de ese país ha estado pendiente del proceso.

Un historial negro

Jiménez Lugo empezó su carrera criminal a los 11 años y formó parte del Cártel del Pacífico Sur, una célula del cártel de los hermanos Beltrán Leyva.

Su detención tuvo lugar en 2010 en el aeropuerto Mariano Matamoros de Cuernavaca junto a dos de sus hermanas cuando pretendían abordar un vuelo que los llevaría a Tijuana.

Desde ahí iban a cruzar a California para encontrase con su madre, que vive en Estados Unidos. A Jiménez Lugo se le encontró culpable de haber torturado y asesinado a cuatro personas, que fueron colgadas de un puente en la autopista México-Acapulco.

Además, el “niño sicario” que operaba para el Cártel del Pacífico Sur (CPS) deberá cubrir una multa de 4.5 millones de pesos, a fin de resarcir los daños a los familiares de las víctimas. Se le vincula en cuatro ejecuciones y en tres secuestros.

Al “niño sicario” se le responsabiliza de diversas conductas antisociales, como el transporte de mariguana y portación de arma prohibida, y de ser el principal implicado en la ejecución de cuatro jóvenes que fueron decapitados, mutilados y colgados de los pies, en un paso a desnivel en el sur de Cuernavaca.

En los últimos meses, la Fiscalía de Adolescentes de la PGJ también lo vinculó con tres secuestros cometidos durante su participación en el CPS.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.