Llegan los primeros “Paisanos” a León

MIGRANTES-DUARTE

En la comunidad de Duarte han llegado los primeros “Paisanos” que pasarán las fiestas de “cembrinas” con sus familiares a los que no veían desde hace años. Aún con los riesgos algunos intentarán cruzar el muro fronterizo aunque en ello arriesguen su vida.

En los próximos días llegarán de 10 a 15 migrantes a León, principalmente a las comunidades ubicadas en la periferia de la ciudad como Santana del Conde, Duarte, El Ramillete, Los Sapos, Santa Rosa Plan de Ayala entre otros.

Petra Muñoz nació en Estados Unidos, ella es ciudadana estadounidense, sin embargo sus padres viven en aquel país de manera ilegal.

En Duarte se vive una mezcla de costumbres arraigadas pero también algunas otras de la cultura de la Unión Americana, sin embargo ni la comida, ni las fiestas patronales tienen cambios, eso a decir de los paisanos es lo que más se extraña cuando se está lejos de casa y de México.

“Siento muy mal por mi familia por todos los mexicanos sobre todo por los que están de manera ilegal, mis papás no pueden venir a México, tienen más de 20 años sin venir“, lamentó

Luego de que anunciaran las medidas enérgicas que tomará Donald Trump y las muestras de racismo para los mexicanos indicó que tienen temor por sus familiares.

“Mi familia tiene miedo, pues todo porque no sabemos que va pasar, estamos preocupados”, indicó.

Su hijo tiene apenas un año y medio, su piel es blanca, su cabello y ojos son claros, sin embargo su sangre es mexicana. Su madre decidió ponerle Nicolás como su abuelo, a decir de Petra para que no se le olvide de sus orígenes.

“Quise traerlo para que conozca a su familia en México, que vea y conozca las tradiciones y que se sienta orgulloso”, comentó.

Efraín Martínez llegó ayer y lo primero que hizo fue visitar la iglesia y dar gracias por llegar con bien a su país.

Alzó su gorra en señal de respeto y devoción, sólo él sabe que sintió al ver las imágenes religiosas que le brotaron lagrimas. Viste con botas pantalón de mezclilla, camisa vaquera, aunque su gorra, reloj, cadenas y otras indumentarias de equipos norteamericanos.

Para las fiestas de cembrinas los paisanos aprovechan para regresar a pedir a la novia y formalizar la relación, otros se casan, bautizan, celebran sus 15 años.

Enrique de la Rosa, tiene 10 años yendo a Estados Unidos, y pese a los riesgos nuevamente intentara cruzar por el río Bravo.

Su esposa María nació en Estados Unidos, sin embargo dice que nunca se sintió identificada en el país vecino, y su sueño fue siempre conocer el país de sus padres.

“A mi nunca me gusto, conocí México y me gusto mucho, la comida, la gente, las costumbres, la fiesta (…), yo soy 100 ciento mexicana, sólo nací en otro país” enfatizó.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.