SEÑALAN MEDIOS NACIONALES QUE KARAM POR POCO ES CAPTURADO POR GUARDIA NACIONAL

.

.

Adolfo Karam Beltrán fue ubicado en la caseta de Esperanza, Puebla por elementos de la Guardia Nacional cuando se dirigía por la madrugada hacia Veracruz sin embargo pudo escapar y en el sitio únicamente se encontró a dos de sus escoltas.

El exjefe de la Policía Judicial de Puebla, acusado por el delito de tortura de la periodista Lydia Cacho en diciembre del 2005, se dirigía a Veracruz cuando elementos de la Guardia Nacional revisaron el vehículo en el que viajaba.

Personajes cercanos al marinista indicaron que pudo librarse de la Guardia Nacional ofreciendo algún tipo de soborno. De manera oficial, la Guardia Nacional no reportó detenciones ni la presentación de los dos escoltas de Karam o los detalles del vehículo en el que viajaba.

Marín, Nacif y Karam forman parte de una lista de 11 funcionarios y otros personajes públicos que participaron en un complot para detener, torturar e ingresar al penal de Puebla a la periodista como castigo por mencionar a Kamel Nacif en el libro Los Demonios del Edén como uno de los asistentes a las fiestas del pederasta Jean Succar Kuri en Cancún, Quintana Roo.

El empresario Kamel Nacif y el exgobernador Mario Marin acordaron la detención de Lydia Cacho iniciándole un proceso penal por el delito de difamación y calumnia que se realizó de manera exprés ante el Poder Judicial y la jueza Rosa Celia Pérez Gonzalez liberó la orden de aprehensión que se ejecutó a través de la Policía Judicial que en ese entonces dirigía Adolfo Karam Beltrán.

También te puede interesar:  TRIBUNAL ELECTORAL "TUMBA", ACUERDO DE INE PARA IMPEDIR MAÑANERAS

Los agentes de la Policía Judicial siguieron órdenes precisas de Karam quien exigió que la periodista fuera traslada sin abrigo y vía terrestre desde Cancún a Puebla por lo que la periodista enfermó en el viaje y mientras la movilizaban iban torturándola de manera psicológica amenazando con violarla, ahogarla y tirar su cuerpo.

.

.

El trayecto fue de mil 500 kilómetros hasta la ciudad de Puebla. La periodista enfermó con un cuadro agudo de enfermedades respiratorias que presentó mientras estuvo en prisión. Y finalmente logró su liberación después de pagar una fianza de alrededor de 106 mil pesos.