Tensión y pleitos en el PAN

Compartir...

cordero-y-madero

El Partido Acción Nacional (PAN) tendrá la elección de dirigente más tensa en su historia reciente, pues sus principales grupos se confrontarán por el control de la segunda fuerza política del país y el manejo de un presupuesto anual de unos 890 millones de pesos, según militantes y analistas consultados.

«Vemos un encono y una confrontación de diferentes visiones del partido, donde no nos incluimos nosotros, y está de pronóstico reservado cómo va a ser ese enfrentamiento. Nos parece que va a ser muy fuerte el choque», dijo Carlos Medina Plascencia, exgobernador de Guanajuato y uno de los líderes del movimiento Panistas por México.

Para Medina Plascencia, la elección interna del próximo 18 de mayo será más tensa que las anteriores no sólo por las diferencias entre los grupos de los principales contendientes: el dirigente con licencia Gustavo Madero y el senador con licencia Ernesto Cordero, sino porque será la primera en la que podrá votar toda la militancia, alrededor de 220 mil panistas.

En 2013, el PAN aprobó una reforma a sus estatutos que establece que los dirigentes serán elegidos por el voto de toda la militancia. Antes los elegían los casi 400 integrantes del Consejo Nacional, en sesiones a puerta cerrada.

«Creo que estamos en una situación mucho más delicada, mucho más riesgosa y difícil ahora», dijo el panista, quien aspiró a dirigir el PAN en 2005, cuando fue derrotado por Manuel Espino.

Espino fue impulsado por el entonces presidente Vicente Fox (2000-2006) y venció a Medina Plascencia por apenas 21 votos del Consejo Nacional panista. Seis años después de ser electo, fue expulsado del PAN por apoyar a candidatos de otros partidos en elecciones locales.

El académico Víctor Reynoso, politólogo de la Universidad de las Américas (UDLA) especializado en partidos políticos, coincidió con Medina Plascencia en que ese factor contribuirá a tensionar la contienda.

«Una elección entre 300 gentes, una elección cara a cara, es menos tensa que una elección entre 220,000, que se puede prestar, como los mismos panistas han dicho antes de depurar su padrón, a prácticas clientelares», dijo Reynoso, autor del libro Para entender el Partido Acción Nacional, publicado por Nostra Ediciones en 2008.

También te puede interesar:  UN MUERTO Y UN HERIDO; DAÑOS MATERIALES DEL TEMBLOR

Meses de reclamos

Para Reynoso, las tensiones en el PAN comenzaron con la reforma a los estatutos que empezó a trabajarse en 2012, luego de que los panistas perdieron en julio la presidencia que habían ocupado durante 12 años. Según sus impulsores, el objetivo de la reforma es fortalecer al panismo modificando sus métodos para elegir dirigencia y candidatos.

Desde entonces, los grupos de Madero y de Cordero —uno de los hombres más cercanos al expresidente Felipe Calderón— han sostenido numerosas diferencias.

El grupo de Cordero, por ejemplo, reclamó a Madero la firma del Pacto por México con el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, militante del Partido Revolucionario Institucional (PRI), una decisión que Madero defendió argumentando que el PAN no debía obstruir reformas necesarias para el país.

La más reciente confrontación entre ambos grupos comenzó en los primeros meses de 2014, cuando Cordero acusó a Madero de aprovechar su posición como dirigente para emplear los recursos del partido y promover su candidatura.

Para los líderes de Panistas por México —un movimiento formado por exgobernadores, quienes decidieron no participar en la contienda interna—, esas acusaciones se harán más frecuentes a medida que avance la campaña, que se realizará del 19 de marzo al 17 de mayo.

¿Un pacto de no agresión?

La senadora Marcela Torres Peimbert, integrante de la comisión que organiza la elección interna, señaló que el organismo es consciente de la posibilidad de que las tensiones crezcan y por ello busca que los contendientes pacten no descalificar a sus rivales, sino hacer campañas «propositivas».

Aunque la comisión ha planteado el tema a casi todos los contendientes —a excepción de Madero—, hasta ahora ninguno ha aceptado entrar al pacto de no agresión, reconoció la legisladora.

La elección en el PAN se llevará a cabo poco más de un año antes de los comicios intermedios de 2015, en los que se renovará la Cámara de Diputados.

Actualmente, el PAN es la segunda fuerza en ambas cámaras del Congreso y, según líderes y legisladores, buscará mejorar su desempeño electoral para recuperar la presidencia en 2018.

 

 


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.