Homofobia en boda gay; obligan a que se haga a puerta cerrada

Compartir...

Captura de pantalla 2015-01-18 a las 20.15.26

Julio Cesar y Ricardo tuvieron que luchar contra viento y marea, a la par con los Diputados de León, Guillermo Romo Méndez y Guadalupe Torres Rea, quienes acompañaron a la pareja desde el litigio hasta la firma del enlace matrimonial.

“Fue un calvario poder llegar hasta este término… hubo muchas trabas por parte de todas las dependencias ya con los documentos firmados, autorizados, permisos, aún así seguían saliendo trabas y trabas y trabas, pero ojala eso sirva para que las siguientes parejas no pasen por lo que nosotros pasamos”, dijo Ricardo.

Esta es la segunda boda gay en Guanajuato y la primera entre dos hombres.

La pareja que por 9 años vivió junta, hace unos meses contrajeron nupcias en la iglesia Metropolitana, quien los casó fue el padre Alejandro González, el cual llegó desde la ciudad de Monterrey, México para apoyarlos y ser aval en la boda por lo civil.

“Nosotros como iglesia de la comunidad Metropolitana creemos en el amor incluyente de Dios que no discrimina, que no es homofóbico; creemos que Dios nos ama como somos, creemos que podemos reconciliar nuestra espiritualidad tras la sexualidad, y hay que entender que el amor entre iguales no es diferente”, manifestó el representante de la iglesia Metropolitano en Monterrey.

El Gobierno municipal en León, hizo todo por evitar que se consumara el matrimonio, por lo que se consideró un acto de verdadera homofobia, a decir del Diputado independiente, Guillermo Romo Méndez, toda vez que la condición que pidió el propio juez a petición de la administración priista es que fuera en un lugar cerrado donde ni los medios de comunicación estuvieran presentes, a pesar de que la pareja quería que su boda fuera pública para hacer valer sus derechos.

También te puede interesar:  EL RETO DE CAMBIAR MODELO EDUCATIVO PATRIARCAL, HOMOFÓBICO Y RACISTA

Pero el calvario y discriminación también se vivió con patrocinadores, a quien se les invito a ser participes en el evento, mismo que inició con un marcha de la comunidad Lésbico Gay de Guanajuato rumbo a la plaza principal donde se celebraría el matrimonio, no obstante los integrantes sólo pudieron ver el enlace a través de un proyector, porque finalmente se desarrollo en una pizzería a puerta cerrada, a escasos metros del tapanco donde se pretendía realizar la boda.

A pesar de que León es considerado como una de las ciudades más conservadoras del país, al evento se sumaron familias enteras, las cuales disfrutaron de el show posterior a la boda.

A 30 minutos del enlace matrimonial (8 de la noche) los jueces amenazaban con irse, ya que condicionaban que la boda fuera oculta, y fue sólo con la presión de los medios de comunicación que se consiguió que ellos mismos fueran testigos.

En la boda el Diputado independiente, Guillermo Romo Méndez fungió como testigo y padrino, aunque esto le ha costado agresiones políticas, donde se pone en duda incluso su preferencia sexual.

 

 


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.