¡A esperar otros cuatro años!

Compartir...

2389730_big-lnd

Esta vez parecía que se vencían los fantasmas de los octavos, que se daba un golpe de autoridad en la mesa a costa de un grande y que la Selección de futbol de México jugaría el quinto partido. No fue así, por sexto mundial consecutivo, México se despide del Mundial en la ronda de octavos de final al caer por 2-1 contra Holanda en la cancha del estadio Castelao. El sueño de cuartos se quedó a tan sólo 10 minutos; tan cerca y tan lejos.

México y Holanda iniciaron con un ritmo lento, sin mostrar sus armas, pero con la estrategia clara por parte de cada oncena. México se hizo con el control del balón pues aprovechó que Holanda comenzó con su aparato defensivo bien colocado, los tulipanes en este Mundial prefieren defender bien y utilizar a sus delanteros para definir con rápidos contragolpes.

La escuadra azteca disparó a gol sin mucho peligro en los primeros minutos, pero esto controló un poco más a Holanda. La tempranera lesión de Nigel De Jong por Holanda modificó la táctica del equipo. El equipo de Van Gaal circulaba el balón de forma muy lenta, pensaba cada pase y no podían hacer partícipes a Robben, Van Persie y Sneijder en zonas de peligro. México creaba peligro con jugadas poco limpias; Giovanni aprovechó un rebote para exigir a Cilliseen.

También te puede interesar:  EL CALVARIO DE LOS TRANS EN UNA CIUDAD COMO LEÓN

Antes de finalizar el primer tiempo, Robben pidió penal de Márquez y en esa misma jugada Héctor Moreno sufrió una lesión que le impidió continuar. México se fue adelante en el marcador con un disparo desde las afueras del área que superó la estirada del portero holandés. Un premio al mejor desempeño futbolístico de México. Holanda dio unos pasos al frente en busca del empate, México buscaba aprovechar una oportunidad para asegurarse el pase.

En esta circunstancia Holanda comenzó a disparar contra Ochoa, y Memo rechazó los remates poderosos de los holandeses, se convertía en el mejor de la cancha para México nuevamente. La certeza era evidente: México defendía con su última línea, los medios no controlaban los avances de rival. Sneijder aprovechó un balón muerto que batió la meta mexicana al minuto 87. México entró en una fase de dudas, los fantasmas de siempre.

Robben se aprovechó de esta situación y provocó un penal en los últimos instantes del juego. Huntelaar engañó a Ochoa y México buscó el empate con pelotazos al área. Fue imposible, sin tiempo ni ideas, pero sin rendirse México cayó con la cara al sol por sexto mundial consecutivo, ¿es suficiente con esto para el tricolor?


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.