10 de mayo, un alto a las ideas

Captura de pantalla 2014-06-03 a las 13.48.36

El verdadero origen, del por qué celebramos en México el Día de las Madres, cada 10 de mayo,  no es halagador.

Más allá de la idea romántica de reconocer la capacidad biológica que tenemos las mujeres, para albergar vida, o bien, rendirle culto, casi homenaje a las figuras maternas de nuestros hogares, esa fecha fue elegida para establecer una conmemoración que acallara las ideas liberales de las mujeres feministas de Yucatán en el año de 1922.

Varias historiadoras han tocado el tema y Martha Acevedo en su libro 10 de Mayo, narra que en 1916 el texto llamado “La brújula del hogar” escrito por Margaret Sanger – feminista neoyorkina – llegó a Yucatán.

Dicho texto trataba sobre métodos anticonceptivos y por ello, causó revuelo, al grado que las mujeres yucatecas se organizaron para formar el primer Congreso Feminista del país, que tenía como objetivo difundir los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres.

En algunas publicaciones de Cuadernos Feministas y Cimac, leí que en esa época también se formaron ligas feministas quienes establecieron los “lunes rojos”, en donde hacían círculos de lectura para difundir los derechos de las mujeres.

Durante el gobierno de Felipe Carrillo Puerto quien aceptó la lucha de clases y trabajó con las ligas feministas, se promulgó la Ley del Divorcio, se opusieron a la existencia de la denominación de espacios llamados “sólo para hombres”.

A su vez el profesor José de la Luz Mena, integrante del Consejo e Educación en Yucatán comenzó una campaña de planificación familiar.

Todo lo que estaba sucediendo en Yucatán hizo ruido en el centro del país, en donde el entonces secretario de Educación Pública, José Vasconcelos, apoyado por el diario nacional El Excélsior, encabezado por el periodista Rafael Alducín, iniciaron una campaña nacional dirigida a las clases o sectores conservadores, en donde los objetivos preponderantes eran: asignar un día al año para homenajear a las madres y contrarrestar la campaña iniciada en Yucatán.

El Excélsior publicó y tachó a los métodos de planificación familiar y a los derechos sexuales de las mujeres,  como ideas contra la moral de la sociedad mexicana, tildaron el texto de Margarita Sanger como un “folleto criminal” y con el apoyo de los conservadores lograron instaurar la celebración del Día de las Madres un 10 de mayo.

Eso fue historia y no está demás recordarla, porque en la actualidad, las mujeres mexicanas seguimos luchando para que se respeten ante la Ley y se promuevan nuestros derechos reproductivos y sexuales.

Hoy, 92 años después, el Día de la Madre se ha convertido casi en fiesta nacional: desde los días previos, los grandes almacenes anuncian ofertas para celebrar “a la que nos amó antes de conocernos”; dependencias gubernamentales y empresas privadas dan el día y/o regalos a sus empleadas; algunas universidades y escuelas suspenden las clases; los restaurantes se abarrotan, las flores se agotan y el tránsito se desquicia. Como todas las personas tenemos o tuvimos una madre, es difícil resbalar hacia la mistificación.

Desde GRUPO UNIDO DE MADRES SOLTERAS, A.C. planteamos que esa libertad sólo será un hecho cuando la maternidad sea un acto voluntario, gozoso y responsable, así como cuando se garantice la vida, el respeto a la libre expresión y la seguridad de nuestros hijos e hijas.

POR LO CUAL ESTE 10 DE MAYO EXIGIMOS

1.- Educación sexual científica y laica.

2.- Acceso universal a métodos anticonceptivos eficaces y gratuitos.

3.- Acceso libre y gratuito a guarderías y horarios escolares que contemplen las actividades laborales de los adultos que los cuidan.

4.- Acciones eficaces en contra de la discriminación de la mujer, incluyendo campañas escolares y públicas que desmitifiquen los roles sociales asignados sexualmente.

5. Libertad inmediata a todas las mujeres encarceladas por interrumpir su embarazo.

6. Crear las condiciones de justicia social necesarias para abatir la mortalidad materna.

7. Atender de manera más eficaz las problemáticas que enfrentan las adolescentes en torno a la maternidad.

8. Rescatar al Día de la Madre del secuestro del comercialismo, haciendo de ésta una fecha de reflexión y acción en torno a las maternidades o nuestro pleno derecho a no ejercer la maternidad sin presiones.

Como se ve, algunos puntos coinciden con los planteamientos de hace 40 años de la Coalición de Mujeres Feministas, pero hay demandas nuevas, derivadas de la situación actual: cese de la violencia, embarazo adolescente y libertad a las mujeres encarceladas por abortar. Ambas, las feministas de entonces y las de ahora, coincidimos en rescatar del Día de la Madre “del secuestro del comercialismo”. Aplaudo esta convocatoria de las jóvenes que conforman la Red contra las Maternidades Secuestradas, encabezadas por Minerva Valenzuela,  para hacer del 10 de mayo una fecha de reflexión y acción en torno a las maternidades.

Me sumo a la costumbre y tradiciones y desde aquí envío una enorme felicitación a todas las madres especialmente a mi madre, mi suegra, mis cuñadas, las madres que colaboran en GUMSAC, a las ausentes y a las presentes.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.